Bounty bob strikes back torrent

Érase una niña marciana que gustaba de salir con su nave espacial a matar terrícolas con sus amigos. Volaban en formación, atacaban por turnos, controlaban los mandos. Si uno moría, no importaba: tenía otra vida. Arrasaban ciudades, masacraban naciones, devastaban el mundo. Era un juego divertido… La niña se llamaba Febe. También le gustaba escribir. Lo hace cada día 13 en este sitio.

De entre todos los inventos de la especie humana, el que siempre me ha parecido menos acertado ha sido, es y será el dinero. De algún modo rige vuestras vidas como si fuera el verdadero motivo de vuestra patética existencia. A lo largo y ancho e hiperprofundo del cosmos he conocido muchas formas de vida y comunidades sociales que optan por medios de colaboración y especialización mucho más eficientes.

La reñida relación entre precio y valor, la oferta y la demanda, el mercado y el sistema de producción capitalista gobiernan casi (aún quedan pequeñas tribus cazadoras cuya moda son los taparrabos y como única moneda de cambio las cabezas de sus enemigos) todo vuestro planeta, supone vuestra última raison d’etre y por qué no decirlo, vuestros deseos más íntimos y profundos.


Contact Us

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Sed et quam est. Mauris faucibus tellus ac auctor posuere.